¿CÓMO LO HACEMOS? Y ¿QUIEN ESTÁ DETRÁS?

El cómo

Shui Cosmetics somos un equipo de trabajo que luchamos por un consumo más sostenible, por una fabricación más responsable y por lograr una calidad óptima en nuestros productos. En esta líneas, nuestro objetivo es hacer que nuestros clientes experimenten en su piel todos los beneficios de la naturaleza a la vez que contribuyen a apoyar una forma de consumo responsable y consciente.

Es por ello que nuestro packaging es 100% reciclable y reutilizable. Nuestros tarros de cristal son de un color ámbar que hace que la luz no penetre de una forma tan directa conservando durante más tiempo el producto y garantizando una calidad óptima durante más tiempo.

Nuestros ingredientes están extraídos por procesos altamente controlados que respetan las propiedades de los principios activos. Trabajamos junto con un laboratorio para garantizar la máxima calidad de los productos y seguimos innovando para poder ofrecer productos que respeten el medio ambiente a la vez que cuidan tu piel.

Nuestros productos están controlados y certificados por la organización internacional BioInspecta y siguen las normas de BioVidaSana, los cuales tienen unos estrictos estándares en pro de garantizar la calidad de los productos y su total trazabilidad.

Hemos creado una línea de productos que abarcan toda la gama de pieles incluidas las sensibles. Nuestro equipo está trabajando en la creación de nuevos productos para seguir innovando y ofreciendo lo mejor de la naturaleza pero sin dañarla.

El quién

Mi nombre es Marta y aunque nací en una tierra de secano siempre fui una apasionada del mar y en cuanto pude me vine a vivir a esta isla maravillosa que es Ibiza. Bióloga de formación, siento pasión y un profundo respeto por todo lo que salta, corre, nada, respira y/o crece. Todo este proyecto empezó como empiezan muchas cosas geniales en la vida, por pura diversión. Empecé haciendo mis cremas varias en un taller que monté en un cuartito de casa, luego al ver que a la gente le gustaba y que el volumen de demandas iba en aumento de repente me di cuenta de que el proyecto dejaba de ser un hobbie para convertirse en un trabajo. Fue entonces cuando todo cogió otra forma, mucho más definida y se ha convertido en lo que es hoy: un proyecto de vida, con un gran equipo humano y con mucha ilusión.